Gastronomía es presentado por:
Publicado el 03 de mayo, 2018

Sucursales sangucheras a la conquista de Vitacura

Autor:

El Líbero

Dos importantes sangucherías del centro abrieron sucursales en el sector oriente de la capital: Ciudad Vieja y José Ramón.
Autor:

El Líbero

Hay una figura biológica (que obedece a la duplicación celular) que se aplica muy bien al organismo vivo que es un restaurante. Se trata de la meiosis y la mitosis. Esta última reparte de manera equitativa el material celular y lo que se obtiene es una nueva célula idéntica a su matriz. En cambio, cuando hay meiosis, hay una transfusión desigual de atributos y componentes; ya no hay clon, sino que un similar semejante, pero no igual, diferente.

Algo parecido es lo que pasa cuando un restaurante se duplica en la aventura de una sucursal. Coincidentemente, dos apuestas que nacen en barrios turísticos del centro de la capital (Lastarria y Bellavista) trasladan su saber hacer sanguchero a Vitacura, comuna que además de restaurantes de mantel largo también cuenta con un público ávido de condumios sencillos, sabrosos y de rápido despacho. No por nada hay apuestas recientes como Patio Weber (revise la nota acá) o el traslado de un comedor emblemático del centro como Ciro’s (revise la columna en este link).

En el caso de Ciudad Vieja, el empresario y cocinero José Luis Merino, tras cesar las funciones de La Percanta en La Dehesa, acomete con una extensión de la sanguchería de Bellavista que logró quitarle la vibra de derrota de al menos un puñado de emprendimientos gastronómicos que acumulaban una lista negra de fracasos en la esquina de Constitución con Dardignac.

Acá hay un mix: por un lado, ambiente familiar (hay espacios para los niños y la propuesta comestible se acopla bien a los caprichos y restricciones de los pequeños tiranos del hogar), pero por otro, también es un espacio convocante que interpela al comensal que asiste con un espíritu más recreativo y hedonista. No podemos dejar de mencionar preparaciones emblemáticas que se replican en esta nueva Ciudad Vieja como el Gran Pilón. O el sándwich de Pollo Teriyaki (en croissant, con palta, ya tiene una bien ganada fanaticada). Más osada es la cruel humorada de bautizar una hamburguesa de cordero al romero, rellena de queso de cabra, con berenjenas y camote frito y salsa de menta ($7.300) sobre un esponjoso pan brioche con el nombre de Corderito Beeergeeer. Animalistas, por favor abstenerse del trolleo.

Ciudad Vieja Vitacura. Av. Vitacura 7120, casi esquina Gerónimo de Alderete, Vitacura (ver mapa). Tel. 2 2348 2474. www.ciudadvieja.cl

                 

Por su parte, la reconocida sanguchería José Ramón se clona en el sector oriente de la capital en las dependencias de lo que fuera la Fuente Vitacura. Con la ventaja de una terraza al aire libre, dispone de preparaciones que van más allá del sándwich (que los hay y fastuosos en su uso de la marraqueta entera en el famoso Sándwich de Prieta, el de Arrollado o el de Lengua). Prueba de ellos son sus contundentes Papas choras con chorizo y plateada (un plato para compartir) o su versión vegetariana, también sabrosa (en la foto abajo), con champiñones, cebolla caramelizada, mayonesa de aceitunas, palta y cilantro. Un espacio con sazón chilena y una picardía citadina muy bien plantada. Si necesita un input de esos llamados levanta muertos, dele una oportunidad a su Paila de mariscos al pil pil en aceite de ajo confitado con cacho de cabra ahumado.

José Ramón Vitacura, Av. Vitacura 3396, casa 2, Vitacura (ver mapa).