La cocina política es presentado por:
Publicado el 21 de diciembre, 2017

La cocina política: El Pavo a la Pompadour del Presidente electo

Autor:

Renato Gaggero

Y ya que estamos en vísperas de Navidad, sumado al ambiente reflexivo que se tomó el país luego de los resultados del domingo pasado, no puedo más que dedicarte un plato a ti Sebastián, una receta festiva y que siempre congrega a la familia y los amigos.
Autor:

Renato Gaggero

 

 

mecha corta ok

@politicaycocina

Pavo a la Pompadour

(Para la familia y los colaboradores)

1 pavo de 6 a 8 kilos

2 cucharas de mantequilla

1 tomate partido por la mitad

1 cebolla cortada en cuartos

1 ají verde picado fino

Sal y pimienta

500 gramos de castañas cocidas

1 taza de crema líquida

Nuez moscada

El lunes de esta semana amanecí distinto. Desperté más tranquilo y sin esa típica acidez de día lunes, producto de los largos y conversados almuerzos de fin de semana de copa en mano. Salí de mi casa y –cosa curiosa– el clásico gordo de pantalón corto de mi barrio, que pasea a su perro cada mañana, me miró y me saludó por primera vez en todo el año. Su gesto me sacó una gran sonrisa.

¿Qué está pasando? Creo que todo se debe a las elecciones y al término de este tortuoso proceso de descalificaciones y peleas; de deslealtades y cuchillazos por la espalda. Más aún, nos creemos la muerte porque le dimos una lección al mundo entero sobre espíritu republicano y orden. Nada de trampas, millones de participantes, resultados rápidos y certeros… ¿Qué más podemos pedir? Fuimos testigos, en vivo y en directo, de cada una de las tradiciones de este país, desde la llamada de la Presidenta al candidato electo, pasando por la visita del perdedor al ganador, hasta el cariñoso abrazo entre ellos y sus respectivas señoras. ¿Y qué me dicen de las caravanas de autos con sus banderas flameando por las calles? Sencillamente inolvidable.

El premio ganador fue para ti Sebastián, perdón, Presidente Piñera. Valió la pena el gran esfuerzo y el largo camino que recorriste. El pueblo chileno te entregó una abrumadora victoria y te felicito por eso, no sólo a ti, también a tu familia, colaboradores y voceros, quienes se la jugaron por tu campaña. Quién lo hubiera dicho… ¿Recuerdan lo duros que fueron los debates en las primarias?

Y ti Alejandro, perdón, senador Guillier, también te felicito. Te felicito por el esfuerzo que hiciste, por recorrer Chile y sobrevivir al desorden de tu sector. Pero, por sobre todo, destaco el discurso que le dedicaste al futuro Presidente frente a todo el país. Fue una lección de humildad y valor y las palabras que elegiste para reconocer su triunfo, nos llenaron de esperanza y confianza en Chile y sus próximos cuatro años de historia.

Insisto, me siento distinto hoy. No quiero pelear con nadie esta semana; no tengo ganas de hablar de la cara de la Presidenta antes de llamar al ganador por teléfono, prefiero recordar su semblante a la salida del desayuno con el Presidente electo. Eso sí, no puedo dejar pasar los polémicos dichos de los diputados comunistas, la Karol Cariola y su colega Hugo Gutiérrez. Diputados, se equivocaron. La primera, cuando dijo que le había llamado la atención tanta rubia defendiendo votos en Recoleta y, el segundo, al aludir a Facundo Cabral para decir que los que votaron por Piñera eran “idiotas”. ¡Qué poco afortunados sus comentarios, por Dios! Evidentemente, la palabra “unidad” no figura en su manifiesto. De verdad que no quería enojarme, pero sencillamente me superan… Por ahora voy a controlarme, pero les garantizo que la próxima semana vuelvo a ponerme colorado.

Y ya que estamos en vísperas de Navidad, sumado al ambiente reflexivo que se tomó el país luego de los resultados del domingo pasado, no puedo más que dedicarte un plato a ti Sebastián, una receta festiva y que siempre congrega a la familia y los amigos: el clásico Pavo a la Pompadour que preparaba mi abuela en estas fechas.

Como es tradición, pasen a la cocina e invita a toda tu familia. Que primero pase la Cecilia, futura Primera Dama, quien se merece todo nuestro respeto; luego que entren tus hijos Sebastián, Cecilia, Magdalena y Cristóbal quienes se la han jugado por ti y te han dado unos maravillosos nietos. Aprovecha este momento íntimo en la cocina sólo con ellos, después tendrás tiempo de compartir el pavo con tus colaboradores.

Antes de asar el pavo, que la Magdalena y la Cecilia rellenen la cavidad con el tomate, dos cucharadas de mantequilla, cebolla y el ají verde. Mientras tanto, que Sebastián y Cristóbal prendan el horno y suban la temperatura hasta los 180 grados. Sólo entonces pongan el pavo y aprovechen las 3 a 5 horas que tarda su cocción para conversar, recordar los buenos momentos de aquellos años en la presidencia y traten de proyectar los próximos cuatro años. Que la Cecilia mamá, junto al futuro Presidente, preparen el acompañamiento. Para ello, muelan las castañas previamente cocidas y peladas, agreguen la crema y sazonen con sal, pimienta y nuez moscada. Preparen un puré cocinado a fuego suave y resérvenlo al calor del fuego lento.

Una vez listo el pavo, es decir, cuando su carne esté blanda, pónganlo en una fuente, acompáñenlo con el puré de castaña y, finalmente, bañen ambas cosas con el jugo de su cocción.

Es momento de que pasen todos a la mesa. Inviten a todos los que los acompañaron en esta larga carrera para llegar a La Moneda y compartan la mesa, que es el lugar donde más se conversa. Tienen cuatro años por delante para cumplirle el sueño a todos aquellos chilenos que votaron “3” el domingo pasado. Y, Sebastián, no deje de lado a la gente joven cuando elija su equipo ni tampoco se olvide de la renovación. Esa es la gran apuesta de los que corrieron a votar por usted. ¡Mucha suerte Presidente! Y Feliz Navidad a todos (¿habrá que seguir diciendo a todos y todas?).

 

También te puede interesar: