La cocina política es presentado por:
Publicado el 09 de agosto, 2018

La cocina política de Mecha Corta: La Sopa de Piñones del Ministro Moreno

Autor:

Mecha Corta

El superhéroe de la semana fue el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, y su cumbre “3Xi” en la Araucanía. Sin duda se vislumbra como el salvador del conflicto mapuche. Y es que lograr sentar a la mesa a Jorge Luchsinger con el lonco Aniceto Norín, no es menor. Y como si fuera poco, invitó a empresarios y grupos de la zona para compartir y conversar.
Autor:

Mecha Corta

Sopita de piñones
(Para todo el grupo de la cumbre 3Xi)
1 taza de harina gruesa de piñón
1 taza de puerros picados
1 taza de leche
2 dientes de ajo machacados
1 rama de chascu, de orégano y de perejil
2 cucharadas de aceite
4 litros de agua caliente
Sal a gusto

El Rey Arturo partió a tierras catalanas. Así es, señoras, señores y señeres, el monarca de San Joaquín, que comenzó en las polvorientas canchas del club de barrio Rodelindo Román, fue presentado, junto a su mediático hijo Alonso, en el impecable césped del Camp Nou. Cumpliendo un sueño, a sus 31 culmina su carrera en el Barcelona y lo primero que declara es que quiere tres Champions. ¡Esas son las palabras de un guerrero! Tan distintas a las de Mauricio Pinilla, quien le envió de regalo al equipo de su corazón, la U, una demanda por mil millones por su desvinculación… Qué historias más distintas de dos personas que comparten un camarín. Por supuesto que me quedo con la primera.

La Robotina se volvió a lucir, esta vez con el popular desafío “kiki challenge”. Resumiendo, la platinada alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, causó polémica por llevar a cabo la performance en un auto fiscal con el Templo Votivo Maipú como telón de fondo. Hipersensibles, un par de concejales y diputados no se demoraron en tocar la puerta de la Contraloría General de la República para presentar sus reclamos. La guinda de la torta la puso el marido de la rubia, el diputado Joaquín Lavín León. El hijo del popular alcalde de Las Condes salió en su defensa con una frase para el bronce, destacando lo trabajadora y madrugadora que es su mujer, al admitir que religiosamente su despertador suena a las 9:00 AM. ¡Plop! ¿Sabrá el diputado que los vecinos de Maipú suelen saltar de sus camas a las 6 de la mañana para llegar a sus trabajos? El matrimonio Lavín Barriga va a tener que partir por sacar el blackout de las ventanas.

Bajando, como un añoso ascensor de los años 70, fue descendiendo la aprobación al gobierno esta semana. Bien poco felices fueron los resultados de las encuestas –un retroceso de 15 puntos– y en los pasillos de La Moneda se nota el nerviosismo. Pero no son los únicos, la que llegó hasta el cuarto subterráneo fue la Iglesia. Según las lapidarias mediciones, el 83% de los consultados cree que la institución no es honesta y el 96% asegura que protegen a los religiosos acusados. Con estos números en mano, Felipe Berríos no perdió la oportunidad de pegarle un palo a Ezzati, declarando que “ya no es pastor de nadie”. Padre Felipe, bien poco afortunado su comentario, y con él ayuda re poco a salir de la crisis en la que está metida su propia institución.

El superhéroe de la semana fue el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, y su cumbre “3Xi” en la Araucanía. Sin duda se vislumbra como el salvador del conflicto mapuche. Y es que lograr sentar a la mesa a Jorge Luchsinger con el lonco Aniceto Norín, no es menor. Y como si fuera poco, invitó a empresarios y grupos de la zona para compartir y conversar. Bravo por eso ministro, y como premio, le dedico una fortificante “sopa de piñones” que combina la harina de piñones, los puerros y el ajo, formando este magnífico brebaje mapuche.

A tanto llegó su prestigio que algunos lo están levantando como candidato a La Moneda, cosa que usted niega tajantemente. Le cuento, eso sí, que no todos están tan seguros de su reticencia, sobre todo luego de ser testigos de su participación en el programa El Informante. Personalmente, me gustó su defensa del “fuego amigo”, pero con cariño le pido que se cuide, porque puede aparecer en cualquier momento.

Vamos a la cocina ministro, invite a su jefe –el Presidente de la República¬ para que aprecie cómo se cuecen los piñones en la Araucanía, y convide también a las comunidades y a los empresarios, para que en conjunto metan las manos en la masa. Que entre todos pongan aceite en una olla grande y frían el puerro y el ajo por unos minutos. Que las machis agreguen las hierbas aromáticas y la sal. Luego, que añadan el agua caliente y la dejen hervir por 30 minutos a fuego lento para que las hierbas y las verduras pasen su sabor al caldo.

Que el Presidente lo ayude y disuelva la harina de piñones en leche fría. Después de dejarla remojar, que lo agregue al caldo y que toda la comunidad revuelva lentamente y con mucho cariño y cuidado para que no se pegue. Una vez listo, que un grupo de empresarios sirva la sopita en pocillos de greda previamente calentados y la corone con perejil picado.

Siéntense unos al lado de otros, bien revueltos como la sopa, y comprométanse a seguir adelante con este trabajo en la zona. Usted, por su parte, no se distraiga con candidaturas, ya que aún falta para eso y en el sur se necesitan superhéroes. En todo caso, si le va bien en esto, le resultará mucho más corto y directo su camino a Palacio.

@politicaycocina

También te puede interesar: