La cocina política es presentado por:
Publicado el 24 de mayo, 2018

La “cocina política” de Mecha Corta: La Arepa Sin Relleno de Nicolás Maduro

Autor:

Mecha Corta

Las últimas elecciones son otra mala noticia para la desolada Venezuela.
Autor:

Mecha Corta

 

 

@politicaycocina

Arepas venezolanas

2 tazas de harina de maíz precocidad P.A.N. o similar blanca
4 tazas de agua tibia
Un poco de mantequilla
1 cucharada de sal

Para el relleno:
Nada disponible…

Con la cabeza gacha y desertados regresaron nuestros obispos tras la bullada citación del Papa Francisco a la casa de Pedro. Después de recorrer las añosas calles de Roma con los nervios de punta, decidieron finalmente renunciar en bloque a sus cargos y, mediante conferencia de prensa, pusieron sus sotanas a disposición del Santo Padre. Queridos obispos, si bien es cierto que han pedido perdón en las últimas semanas, humildemente creo que eso no basta. La única manera de que el rebaño los vuelva a seguir, es que hagan un profundo mea culpa, analicen qué fue lo que pasó y tomen las medidas para que jamás vuelva a repetirse. Es hora de que oigan a sus fieles de una vez por todas.

Donde sí resonaron alegremente las campanas fue en la capilla de Saint George, en el castillo de Windsor cuando, enamorados, los duques de Sussex, Harry y Meghan, expusieron su complicidad al decir I will. Y esa conexión se hizo aún más potente a medida que saltaban las sorpresas a lo largo de la ceremonia: al igual que Harry, se me agarró el nervio cuando el reverendo Curry hizo mención a Martin Luther King, pero debo admitir que logré relajarme al son de Stand by me, interpretado por el coro góspel. Agradezco haber sido testigo de los cambios, no hay duda de que las cosas están evolucionando. Tanto, que no sería raro ver en el futuro de la sucesión a la corona a un basquetbolista o a una campeona de 100 metros planos.

En este país durante muchos años (demasiados) la cocina tuvo una sola dueña, pero ahora se la pelean entre hombres y mujeres, lo que admito me encanta.

Y esa genuina evolución es la que también buscan los cientos de mujeres que salieron a marchar por las calles de la capital exigiendo igualdad de derechos. Debemos admitir que la reacción del gobierno fue inmediata y que el Presidente Piñera no se demoró en lanzar una agenda por la equidad de género. Es más, realizó un sentido mea culpa por el machismo reinante en Chile. Y es que en este país durante muchos años (demasiados) la cocina tuvo una sola dueña, pero ahora se la pelean entre hombres y mujeres, lo que admito, me encanta. Eso sí, lo importante es que el resultado sea bueno y sabroso, por lo que le recomiendo, Presidente, que se ponga el delantal y prepare una rica sopa de verduras para su mujer, pero con poquita sal, que a la Primera Dama le gusta “Vivir Sano”.

Donde la cocina está bien vacía y el refrigerador desocupado es en Venezuela. Las últimas elecciones son otra mala noticia para el desolado país de las arepas: primero fue la Asamblea Constituyente y ahora, una elección con altísimos porcentajes de abstención y no reconocida, lo que provocó el rechazo absoluto al proceso y su resultado en diversos países alrededor del mundo. De hecho, el Grupo de Lima, compuesto por 14 países americanos, entre ellos Chile, no reconoció las elecciones. Nuestro Presidente manifestó a través de la cuenta del pajarito: “No son elecciones limpias y legítimas y no representan la voluntad libre y soberana del pueblo venezolano”.

Los que sí están de acuerdo con las elecciones y felices con el resultado son los invitados de honor del sucesor de Chávez, el senador Navarro y al alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, quienes describieron el proceso como muy tranquilo. ¡Era que no! Si no había nadie en las calles… A los venezolanos les quedan pocas fuerzas y las que les restan tiemblan de miedo ante las amenazas de “votos o balas” de Maduro.

En homenaje a ese pueblo triste y abatido, traté de encontrar un plato típico de Venezuela. Pensé en el “pabellón criollo” en base a carne mechada, o en “el sancocho”, esa sopa espesa de yuca con carne de pollo o bovina. Pero por respeto a ellos voy a ser más objetivo y voy dedicarle una humilde “arepa sin relleno” (habitualmente llevan algo dentro), porque, siendo realista y considerando como están las cosas, mejor cuidar la despensa.

Que pasen a la cocina Jadue y Navarro y que Maduro se siente a observar en el trono cómo trabajan sus ilustres invitados. Que el senador caliente el agua y cuando esté tibia, le añada la cucharada de sal y la disuelva bien. Por su parte, usted, alcalde, consiga harina de maíz (ojalá encuentre) y entre ambos la mezclen con el agua hasta formar una masa homogénea. Pídanle un poco de mantequilla a Maduro, ya que sólo él tiene acceso a ese manjar en el Palacio de Miraflores.

Sigan amasando por un par de minutos más y luego formen unos bollitos que deben dejar reposar por unos minutos. Cuando Maduro les dé la orden, “aplasten” la masa hasta formar la arepa, dórenla en una parrilla y luego llévenla al horno a 180 grados por diez minutos.

Estamos listos. Pasen a la mesa y que Maduro se siente en la cabecera bien dispuesta con un gran trozo de carne con papas y verduras. Ustedes, sus invitados ilustres, deberán conformarse con media arepa sin relleno por cabeza. Senador y alcalde, espero que vivan en carne propia lo que padece a diario el pueblo de Venezuela, cuyo destino parece que seguirá igual hasta el 2025… Quizá entonces ya no tengan ni maíz para sus humildes arepas.

También te puede interesar: