La cocina política es presentado por:
Publicado el 26 de abril, 2018

La cocina política de Mecha Corta: El Revuelto de Gramajo del Polo Piñera

Autor:

Pía Orellana

El Presidente dejó la escoba cuando, después de un almuerzo familiar, le ofreció a su hermano Pablo “Polo” Piñera trasladarse a la calle Tagle 2762 en la vecina Capital Federal.
Autor:

Pía Orellana

 

 

@politicaycocina

Revuelto de Gramajo

(Para los hermanitos Piñera)

1 kilo de papas

3 huevos de campo

3 lonjas de jamón cocido

Aceite

Sal

Pimienta

Una rama de perejil

Se sigue desgranando el choclo en la Democracia Cristiana. Todo partió con algunos díscolos el 2017, para luego poner una alerta con la salida de la Mariana Aylwin y otros 30 militantes cercanos al Progresismo con Progreso en enero pasado. Pero esto no termina señores. Esta semana luego de rumores y amenazas, renunció quien fuera, tiempo atrás, presidenta de la Falange: la mismísima ex senadora Soledad Alvear, quien declaró con dolor que deja el partido de toda su vida. Se están poniendo color de hormiga las cosas en la decé; si hasta el senador Francisco Huenchumilla apretó cachete de la opción de ser timonel de esta fiesta y, fiel como siempre, Gutenberg Martínez parece que va a seguir los pasos de su mujer.

Queridos camaradas, ya es hora de que se vayan definiendo, es momento de enmendar el rumbo (lejos del Frente Amplio y el PC) y de encontrar un nuevo referente, alguien que continúe el legado de sus fundadores. ¡Todavía hay jóvenes que creen en ustedes! Les deseo suerte porque este país clama por una oposición ordenada y constructiva.

Como verdaderos fantasmas de Sebastián Dávalos, rondan los autos marca Lexus en Palacio. Y es que el Presidente se encontró con la sorpresa de que la ex mandataria había aprobado la compra de un maravilloso y lujoso Lexus LS500 por la módica suma de $70 millones. Con esta herencia, Piñera podría ­–eventualmente­– moverse sin temor por la ciudad, ya que la estirada juventud del vehículo anterior convertía en todo un desafío llegar a Morandé con Moneda. Sin embargo, el Presidente y su estricta agenda de “austeridad” decidió rechazar el modelito, traerse el auto de su casa y prestarlo en comodato al país. Con esto no sólo le ahorró una fortuna a las arcas fiscales, sino que además no tuvo que cambiar los cachivaches que tenía en la guantera. Bien por eso Presidente, eso sí, preocúpese de dejarle una tarjeta bip! a sus sucesor.

Revuelta estuvo la semana en La Moneda, partiendo por la caída de cuatro puntos en la aprobación al gabinete ministerial que reflejaron las encuestas, lo que, aunque duro, es recuperable. El mea culpa del ministro Varela el domingo pasado, en relación a sus bullados “campeones”, dio mucho que hablar, mientras que el error de cálculo de Emilio Santelices, ministro de Salud, con respecto a que la mortalidad producto del VIH en Chile duplicaría el promedio mundial, sacó ronchas en algunos.  ¿Y qué me dicen del “condorito” de los asesores del segundo piso de no incluir ninguna mujer a la terna del directorio de TVN?

Pero lo que llenó todas las portadas y le dio tribuna en televisión a varios personeros de la oposición, fue la designación del embajador de nuestro país en la república “hermana” de la Argentina. El Presidente dejó la escoba cuando, después de un almuerzo familiar, le ofreció a su hermano Pablo “Polo” Piñera trasladarse a la calle Tagle 2762 en la vecina Capital Federal. Así es la cosa, su decisión hizo que el término “nepotismo” nos apareciera hasta en la sopa y revolvió aún más el desmelenado ambiente.  Se me vino a la cabeza entonces ese plato que me comía en el restorán Munich, al lado del café La Biela en la Recoleta, llamado “Revuelto de Gramajo”.  Creado a fines de 1800 por el edecán del general Julio A. Roca, Artemio Gramajo, este plato manifiesta cómo con una “revuelta” es posible sentir el placer y sabor de la mezcla entre papas fritas, jamón cocido y huevos húmedos.

Y a pesar de las diferencias que han surgido, estamos casi todos de acuerdo en que el “Polo” sería un gran embajador. Es más, han hablado tanto de él y su fantástico currículum que hasta me he sentido tentado de postularlo para el próximo período presidencial y hacerle la competencia a la alcaldesa de Maipú, “la robotina” Cathy Barriga.

Presidente, le sugiero que convide a sus hermanos Miguel y José, para que el “Polo” no crea que es el favorito, y preparen los cuatro juntos este Revuelto de Gramajo. Dígale a José que pele las papas, que las corte finas, las enjuague en agua hasta que pierdan el almidón y que luego las fría en abundante aceite. Mientras tanto, que Miguel apague el pucho, se ponga a cortar las lonjas de jamón en juliana y que Pablo ponga los huevos en un bowl con sal, pimienta y los bata bien.

Usted, Presidente, ponga las papas y las tiras de jamón en un sartén grande a fuego medio para comenzar con este “revuelto” argentino. Agregue los huevos batidos y siga revolviéndola hasta que los huevos estén cocidos pero húmedos. Para finalizar, agregue perejil fresco cortado fino.

¡Estamos listos! Pasen a la mesa y acompañen este plato con una ensalada fresca y una copa de vino. Para ser justo, Presidente, debería ofrecerle el Consulado de Chile en Jamaica a Miguel; creo que el “Negro” haría un buen “papelillo”, pero ignore la idea de su hermano menor de mandar a José a la embajada en Siria… Se vería muy feo.

También te puede interesar: