La cocina política es presentado por:
Publicado el 13 de septiembre, 2018

La cocina política de Mecha Corta: El Chancho en Piedra del Diputado Jaime Bellolio

Autor:

Mecha Corta

Este diputado nos dio una magistral clase republicana de cómo se debe actuar con miras a la verdadera reconciliación de este país. ¡Te luciste hombre!
Autor:

Mecha Corta

 

Chancho en piedra dieciochero

(Para Bellolio y sus más cercanos)

½ kilo de tomates maduros

1 atado de cilantro

1 ají verde

1 diente de ajo

1 rama de orégano fresco

Aceite

Sal y pimienta

 

Hasta en la sopa me salió la Señora esta semana. Muy de negro, la nueva Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU debutó con su primer discurso, comiéndose dos párrafos bien sabrosos mientras lo leía, lo que no pasó colado ­–tanto así, que generó todo tipo de cuestionamientos y sus respectivas defensas por lado y lado. Si hasta como “persona llena de sombras” la calificó un diario italiano en su editorial. Este evento revivió en muchos la nula defensa que la ex Mandataria realizó durante su gobierno ante los abusos a los derechos humanos en Cuba y Venezuela. Pero la controvertida comisionada no está sola; siempre aparecen los incondicionales Bachilovers y, esta vez, el grupo fue liderado por el presidente del PPD, Heraldo Muñoz, quien no escatimó en halagos ante su primera intervención. Le pido un favor ex canciller, ¿podría pegarle un telefonazo a Teillier para que le explique a qué diantres se refirió con “cargar la mata”?

 

Curioso, pero cuando miro a Pablo Vidal me acuerdo de mi abuela… Y es que mi querida vieja solía gritar de voz en cuello: “¡Qué se ordenen los chiquillos!” cuando teníamos la escoba en la cocina de la casona de Rancagua. Claro, es que este diputado RD fue quien llegó a reemplazar a Vlado Mirosevic (PL) luego de su renuncia a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara y su tarea no va reducirse sólo al extranjero, también deberá ponerle pino a las relaciones dentro del Frente Amplio si es que quieren que siga siendo “amplio”. Cultiven la amistad niños, la pelea por quién es el gran líder no beneficia a nadie.

 

La que no creo que baile mucha cueca este fin de semana será la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt. Una verdadera lástima, porque con el talento que tiene, de seguro subiría unos puntitos en las encuestas. En fin, la pobre debutó con tanto trabajo con los episodios de contaminación en Quintero y Puchuncaví que no va a querer mover una pata. Descanse y tome fuerzas ministra, porque más que “episodios” estos son problemas reales y permanentes en la zona y necesitan de soluciones definitivas. Y a falta de baile, le recomiendo que se sirva una rica empanada y un vasito de chicha para envalentonarse.

 

Me pongo de pie y le dedico un sabroso “chancho en piedra” al honorable Jaime Bellolio para que acompañe el asado este 18. Este diputado nos dio una magistral clase republicana de cómo se debe actuar con miras a la verdadera reconciliación de este país. ¡Te luciste hombre!

 

Para los que se lo perdieron, eran las 11.52 am del 11 de septiembre, momento en que la oposición le rendiría homenaje a Salvador Allende. El diputado Bellolio, que estaba en la mitad de su presentación, se detuvo y por iniciativa propia se dirigió al Presidente de la Cámara para ceder sus minutos restantes en pro de la realización del acto conmemorativo.

 

Bien por eso diputado, si hasta la Mónica Rincón en CNN le cerró coqueta un ojo cuando aseguró que, con actos como estos, se distingue entre “adversario” y “enemigo”. Cuánta razón tiene la periodista, sobre todo considerando que usted mismo asegura que son muchos los que creen que la dignidad humana jamás puede vulnerarse. Por eso mismo, se merece un inolvidable asado de Fiestas Patrias y qué mejor que un rico chancho en piedra para bañar las sopaipillas junto a la familia y los amigos.

 

Lo invito a la cocina a prepararlo. Pase y consígase un mortero de piedra. Ahí, ponga ajo, sal, pimienta y muela hasta que quede como una pasta. Convide a un par de colegas de su partido para que lo ayuden y, mientras cocinan, intente que lo apoyen con el proyecto de identidad de género. Que lo mediten y, de pasadita, que limpien el ají verde sacándole las pepas, lo piquen fino y se lo agreguen al mortero. Usted siga manejando el mazo y pida que le agreguen el orégano fresco y el cilantro picado y mezcle todo en la piedra. Que el resto pele los tomates maduros, le saquen un poco de jugo para que la receta quede consistente y lo agreguen al mortero. Usted siga mezclando y machacando todos los ingredientes hasta formar una pasta homogénea.

 

Ponga la mezcla en una paila de greda, añada un poco de aceite, revuelva, y listo, todos a probarla. Estoy viendo esa mesa llena de sopaipillas, tortillas de rescoldo, empanadas de horno, una tradicional parrillada y el flamante chancho en piedra que le dará sabor y color a todas las preparaciones. Si quiere aún más color, atrévase con un ají bien rojo y maduro porque, así como decía el huaso: “El que lo quiere picante, que lo aguante”. ¡Feliz 18!

 

@politicaycocina

 

También te puede interesar: