Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 13 de agosto, 2018

Alejandro Alarcón: La economía debilucha

Economista Alejandro Alarcón
Ningunear el crecimiento es peligroso para un país, sobre todo porque la alternativa es peor. No hay soluciones para los problemas sociales; los pobres sufren y el aumento del gasto público y corrupción terminan con más descontento y miseria.
Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando era niño recuerdo que seguía con mucha atención y dificultad la explicación de mi profesor de matemáticas sobre el famoso teorema de Pitágoras. Mi respuesta sobre el enunciado del teorema provocó una sonrisa en él, quien me dejó una frase que nunca olvidaré: “No es lo que dicen los matemáticos”.

He seguido con atención el intenso debate que se ha generado sobre distintos temas entre el actual gobierno y la oposición, desde los valóricos a otros que caracterizan el funcionamiento de la economía. Recordé al profesor de matemáticas cuando la ex presidenta Bachelet nos ilustró con palabras que me quedaron grabadas: “La economía está debilucha”. Yo tendría que decirle que “no es lo que dicen los economistas”, que miden la trayectoria de las principales variables económicas del país. La economía crece en estos momentos en una trayectoria cercana al 5%, la cual probablemente se suavizará en la segunda parte del año, pero muy por encima del 1,6% que creció el año pasado bajo su administración.

Las ideas que vienen de la oposición tienden a descalificar las economías que basan su funcionamiento en el mercado y la apertura del comercio exterior. Así también, minimizan el impacto del crecimiento sobre la reducción de la pobreza en distintas latitudes, incluyendo Chile. A veces, muchos de estos sectores dicen que el crecimiento sólo beneficia a los más ricos o que la gente no siente la evidente reactivación que muestra la economía. El tipo de sociedad que defienden aquellos está basado en que es el Estado el que contribuirá al bienestar de la población y, por lo tanto, la solución de los problemas sociales radica en la expansión del gasto público sin importar si éste tiene financiamiento (sobre esto no necesito argumentar, solo necesitan revisar el monto de deuda pública y su tasa de crecimiento con que terminó el gobierno de Bachelet).

Nadie arranca de aquellos países donde la prosperidad y el bienestar de la población aumentan.

Como me dijo mi profesor sobre el teorema de Pitágoras, “no es lo que dicen los matemáticos”. El crecimiento sí es importante para derrotar la pobreza. Así lo demuestran las cifras generadas por Madison, el famoso economista, en los últimos 50 años, donde vimos un avance espectacular del nivel de vida del mundo occidental, de Europa del Este -sobre todo después de la liberación- y, de muchos países asiáticos. Sólo Latinoamérica creció un poco más que los países africanos, amparados por estatismo, socialismo y populismo.

También, hasta el día del hoy podemos observar países en que la gente busca desesperadamente entrar y otros donde sólo buscan salir, huyendo de la violencia y pobreza. Nadie arranca de aquellos países donde la prosperidad y el bienestar de la población aumentan porque hay sistemas económicos que permiten que crezca la inversión, el crecimiento y, en definitiva, donde las oportunidades mejoran el nivel de vida de todos sus habitantes.

Ningunear el crecimiento es peligroso para un país, sobre todo porque la alternativa es peor. No hay soluciones para los problemas sociales; los pobres sufren y el aumento del gasto público y corrupción terminan con más descontento y miseria. Por esto la gente que votó en diciembre eligió una economía basada en la libertad, en el emprendimiento y la innovación y, estoy seguro, no quiere volver al pasado de promesas populistas y que terminan con el país con familias sin esperanzas y frustradas.

Resuena en mis oídos la frase de mi profesor de matemáticas corrigiendo mis debilidades de aprendizaje sobre el teorema de Pitágoras: “No es lo que dicen los matemáticos”.

FOTO: AGENCIA UNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más