COLUMNAS DE OPINIÓN

Arturo Squella

Director Centro de Derecho Público y Sociedad, Facultad de Derecho y Gobierno U. San Sebastián
Con el fortalecimiento del programa de familias de acogida, se genera un círculo virtuoso, que va incluso más allá del adecuado tratamiento que se le debe dar a un menor vulnerado en sus derechos. El soporte que otorga un ambiente familiar permite además desarrollar intervenciones profesionales de apoyo médico y sicológico con mayores probabilidades de éxito.
Seguir leyendo