Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 06 de agosto, 2018

Escritor Guillermo Parvex relata su experiencia como reservista en la cuasi guerra con Argentina que motivó su último libro

Autor:

El Líbero

El autor de "Un veterano de tres guerras" regresa a las librerías con "1978: El año en que marchamos a la guerra", que ya lleva 4 semanas encabezando los rankings de ventas. Contando lo que vivió en ese año, el periodista inaugura la nueva sección "PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores", en la que diferentes personajes relatarán sus historias de vida.
Autor:

El Líbero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Diciembre, 1978. Frontera Chile-Argentina, a la altura del Cajón del Maipo, Región Metropolitana. Guillermo Parvex, 24 años, estudiante de Periodismo, reservista del Ejército chileno, vivía lo que para él fue el momento más complejo en el conflicto diplomático militar entre ambos países por la soberanía del Canal Beagle. A pocos días de Navidad escuchó por radio, junto con su división, que en la madruga del 22 de diciembre las tropas argentinas intentarían ingresar al país.

Cuarenta años después y convertido en un autor éxito de ventas gracias a “Un veterano de tres guerras”, Parvex recuerda los hechos que lo motivaron a escribir “1978: El año en que marchamos a la guerra”. “Era un sentimiento común de los soldados de pasar para el otro lado (de la frontera) y empezar el combate. Teníamos que impedir eso a como diera lugar porque la orden era que Chile se defendía, pero que por ningún motivo atacaba”. En conversación con “El Líbero“, el autor inaugura la sección “PRO-nombres personales: entrevistas a inspiradores”, en la que diferentes personajes contarán sus experiencias en un formato íntimo.

En Chile, el conflicto se vivió con la mayor cautela, cuenta el escritor. Al punto que los reservistas no podían decirle a sus familiares los lugares a los que iban a ser destinados. “Las citaciones a los reservistas eran por cartas”, comenta Parvex, una situación contraria a la que sucedía en Argentina, donde los convocados por el Ejército eran notificados a través de diarios de circulación nacional, en los que también informaban los destinos de las tropas. Incluso, los despedían en actos masivos.

22 de diciembre, 1978. Madrugada. Frontera Chile-Argentina. Parvex y su tropa estaban de guardia. Esperaban el avance de los soldados argentinos que comenzaban a marchar hacia territorio chileno. Cada soldado fijó un objetivo para disparar en caso de que se concretara el ataque. “Elegí como blanco al que venía al frente mío, estaba a unos 200 metros. Empecé a mirarlo, y dejé de verlo como soldado y lo vi como una persona“, cuenta el periodista. “Lo único que rogaba era que algo pasara y que no siguiera avanzando porque no quería matarlo, pero también sabía que era su vida o la nuestra, y que la orden que teníamos era que nadie penetrara territorio chileno. Esos segundos fueron interminables”, ahonda el autor de “Un veterano de tres guerras”.

Lo único que rogaba era que algo pasara y que no siguiera avanzando porque no quería matarlo, pero también sabía que era su vida o la nuestra”.

En los momentos que las tropas argentinas intentaron cruzar la frontera con Chile, otro grupo buscaba desembarcar en las islas que se encontraban en disputa al sur del país. Algo que no consiguieron y que motivó que los soldados a los que Parvex y su división vigilaban, se retiraran. El estudiante de periodismo y el resto de los reservistas  se enteraron en la noche del 22 de diciembre cuál fue el motivo.

“Escuchamos noticias de la radio Rivadavia de Mendoza, donde se hablaba de que Argentina había aceptado la mediación del Papa Juan Pablo II”, cuenta el escritor, quien explica que ese “fue el primer indicio que era posible evitar la guerra y que la paz era una posibilidad, porque hasta ese minuto no la veíamos”.

Dos días después de la cuasi guerra con Argentina, el periodista pidió permiso y bajó a Santiago. En la capital, los ciudadanos seguían con su vida normal, afinando los últimos detalles para celebrar Navidad. “La gente iba corriendo con las bolsas de supermercado, con los paquetes de regalo, totalmente ajena a lo que estaba pasando hasta hace unas horas antes”, recuerda Parvex sobre lo que vio en ese momento y por lo cual, cuarenta años después, escribió “1978. El año en el que marchamos a la Guerra”.

Entrevista completa a Guillermo Parvex:

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: