Actualidad Deportiva es presentado por:
Publicado el 06 de agosto, 2018

Comentario: El aterrizaje forzoso al fútbol local

Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Si pensábamos que en el Mundial de Rusia, que terminó hace menos de un mes, lo habíamos visto todo, estábamos equivocados. Transcurridas las tres primeras fechas de la segunda rueda de nuestro Torneo Nacional de Fútbol Profesional, podemos decir que hemos tenido un “aterrizaje forzoso”… y preocupante.
Autor:

Gonzalo Mingo Ortega

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Cuando termina un Mundial y volvemos al fútbol doméstico, queramos o no el aterrizaje es siempre “forzoso” y, como dice el tango de Mores y Discépolo, nos pegamos con “la ñata contra el vidrio”, es decir, volvemos a un fútbol “distinto”, para usar un término “liviano”, en que fundamentalmente prevalece la mediocridad, carente del compromiso por parte de los jugadores por brindar espectáculo; una lentitud que exaspera. En esta oportunidad y teniendo frescos en la memoria los encuentros de Croacia, Bélgica, Uruguay y Francia, por nombrar solo a cuatro, creo que el “frenazo” post Rusia 2018 fue más que en otros mundiales.

¿La de hoy es nuestra histórica realidad futbolística? ¿O los diez años que tuvimos recientemente de “la generación dorada” de los Vidal, Sánchez, Bravo, Medel y otros, fue una “irrealidad”, y solo un veranito de San Juan? Quiero creer que no. Hago este aterrizaje con la Selección Chilena, porque el torneo nacional y los clubes que lo componen son el reflejo implacable del nivel de nuestro fútbol en su totalidad. Todos los estamentos ligados al fútbol, y principalmente Reinaldo Rueda, técnico de la selección, tienen la palabra; ellos tienen la misión de sacar esto adelante, dependemos de la planificación, voluntad y disciplina digerencial y técnica, para tener una verdadera renovación, y tener así alguna posibilidad de éxito a mediano y largo plazo.

Una de las dimensiones de este aterrizaje preocupante lógicamente tiene que ver con lo que ocurre en la U. de Chile, institución fundamental de nuestro futbol, como también lo es Colo Colo, que parecía repuntar con un par de triunfos en el reinicio del torneo, pero que lamentablemente para ellos, la derrota ante el “revolucionado” Deportes Temuco (0-1), lo trajo a la realidad. El “cacique” vuelve a foja cero y esta vez no aparecieron las “genialidades” de Jorge Valdivia, ni la eficacia goleadora de Paredes y, para mal de males, Lucas Barrios está con problemas físicos.

La situación de U. de Chile es grave y motivo de preocupación, no solo de los hinchas azules sino de todo el fútbol chileno. No dudamos de la capacidad e integridad de sus dirigentes, todos exitosos empresarios en otros rubros más allá del fútbol. Lo que pasa es que manejar una “empresa futbolística” como la U. de Chile y otras en el mundo es muy distinto; hay otras variables muy difíciles de manejar, como los egos, las envidias, los divismos, los “pelambres”, etc. No olvidemos que un plantel está integrado por 30 futbolistas, y que solo juegan 11, a lo más 14 con los cambios, entonces ¿cómo dejar conformes a los otros 16 que no juegan y que se creen mejores, que los que entran a la cancha? Yo de esto doy fe, fui paño de lágrimas de muchos cuando fui dirigente.

Hoy en día los dirigentes y entrenadores tienen que ser de “carácter” y ejercer un liderazgo claro y sin ambigüedades para así tener la posibilidad de tener un éxito deportivo.

Lo de Mauricio Pinilla es solo la punta del iceberg de lo que pasa en la tienda azul, en donde hay una descomposición que viene desde que se fue Jorge Sampaoli el año 2012. No quiero ni me corresponde cargar la mano con la “U”, por lo tanto, no interesa detenerse a comentar el mal manejo del “caso Pinilla”, pero sí detallar los hechos que llevaron al equipo a esta cadena de situaciones lamentables. Desde la partida de Sampaoli, en cuatro años tuvo nueve técnicos: Darío Franco, argentino (2013); Marco Antonio Figueroa, chileno (2013–14); Cristián Romero, chileno (2014); Martín Lasarte, uruguayo (2014–15); Sebastián Beccacece, argentino (2016); Víctor Hugo Castañeda, chileno (2016); Ángel Guillermo Hoyos, argentino (2017–2018); Esteban Valencia, chileno (2018); y finalmente, desde hace dos fechas, Frank Darío Kudelka, argentino(2018-).

Imagino que Kudelka sabía que en el camarín universitario se encontraría con Jara, Pizarro, Lorenzetti, Pinilla, Herrera (que las hace todas), Beausejour, Ubilla y otros, un muy buen plantel, pero especialmente complicado en la derrota: tiene muchos referentes entre sus jugadores y todos de personalidad muy fuerte. Kudelka empezó bien en el ordenamiento; no justificó lo de Pinilla y le puso mano firme a Soteldo. Algo es algo, pero al parecer no basta: el domingo U. de Chile (1) fue derrotado sin apelaciones por un renovado Audax Italiano (2). Muchas veces las crisis son oportunidades para “despegar”, ojalá esta sea una de ellas.

El puntero Universidad Católica (2) tampoco está a la altura (no lo digo por su estadio) de cómo debe jugar un equipo que va liderando el torneo. El sábado enfrento al “colista”, Everton (1), los cruzados se crearon por lo menos seis oportunidades más de gol y no las aprovecharon. Faltando 20’, el técnico Beñat San José cerró el partido. Observen los números: Católica remató 26 veces al arco    viñamarino, defendido por Toselli, y convirtió dos goles y Everton remató tres veces a la portería de Dituro y convirtió uno. En los descuentos, el cuadro viñamarino pudo haber empatado el partido. Un alcance; a la U. Católica le convirtieron ocho goles en las 15 primeras fechas y en estas tres últimas le convirtieron cinco.

El mal rendimiento de los equipos capitalinos, a medida que transcurre el torneo, está a la vista y las regiones se van superando fecha tras fecha: los números así lo acreditan. Los tres equipos de regiones superan por 9 puntos en la tabla y tienen una diferencia de goles de +16.

En la segunda división, el aterrizaje de Hernán “Clavito” Godoy en Arica, para dirigir a San Marcos, fue también forzoso, y en su debut cayó derrotado de visitante 4-0 ante Cobreloa. Con su llegada, Godoy “convulsionó” el norte, ya que el técnico de larga trayectoria a sus 77 años siente la pasión por dirigir un club de fútbol profesional. Él llega al “rescate” de San Marcos para evitar que descienda a tercera división: es su especialidad. No cabe duda que le pondrá “condimento” a la actividad. Lo conozco bien, gran polemista (a veces acierta, a veces no), inventó la “pizarra”, “el hombre del maletín” y otros irreproducibles. Hernán Godoy ha dirigido a 37 clubes (a muchos de ellos en varias oportunidades, como Audax Italiano y Santiago Morning) y en países como Estados Unidos, Indonesia y Guatemala. “Clavito2 es el personaje ligado al fútbol más pintoresco y entretenido que me ha tocado conocer. Esperamos que logre su objetivo.

Para terminar, preocupa también que Deportes Temuco pierda los puntos que consiguió muy merecidamente y en buena ley como visitante ante San Lorenzo de Almagro por la Copa Sudamericana (venció 2-1). Si la Conmebol le otorga los puntos a los “pijes”, Deportes Temuco pasaría a integrar el selecto club de los ocho. Estos ocho son los equipos chilenos que han triunfado en Argentina por torneos internacionales.

Estos son los magros resultados de los equipos chilenos ante clubes argentinos. Es justo pensar que “cuando ganamos no somos tan buenos y cuando perdemos no somos tan malos”, pero la historia y los fríos números nos dicen que tenemos que ser ubicados. Y repito, ojalá lo de la generación dorada no haya sido un verano de San Juan y que de este “bajón futbolístico” surja algo así como el mito del ave fénix.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: