Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 20 de abril, 2018

Gestión y comunicaciones

Economista Alejandro Alarcón
Roma no se hizo en un día. Pero la urgencia de cambios y reformas, prendida en la ciudadanía, requiere una atención particular si la coalición de gobierno pretende consolidar los anuncios que le dieron un tremendo éxito electoral.
Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Ha transcurrido un mes desde la instalación del  gobierno del Presidente Piñera y ya se hacen las primeras evaluaciones de su desenvolvimiento en dicho período.

Como hemos explicado en estas líneas, las expectativas y esperanzas cifradas en esta administración están muy altas. Basta con recordar el amplio margen con que ganó la Presidencia Sebastián Piñera, lo que dejó claro que la ciudadanía reclama cambios hacia el futuro no sólo en el estilo de gestión del poder que venía realizando la anterior administración, sino también la corrección de aspectos claves de la vida nacional que afectan a las grandes mayorías y, desde luego, sus familias.

Un periódico de circulación nacional, en una evaluación del primer mes, resaltó el domingo pasado una serie de virtudes de la llamada instalación, pero respecto del equipo económico también dijo que algunas de las buenas ideas sólo estaban a nivel de titulares y faltaba una concreción de ellas. Se debe indicar que el famoso dicho de que “Roma no se hizo en un día” calza perfecto aquí, pero también la urgencia de cambios y reformas, prendida en la ciudadanía, requiere una atención particular si la coalición de gobierno pretende consolidar los anuncios que la llevaron a obtener un tremendo éxito electoral en diciembre pasado.

Más allá de que el intento del gobernante es ampliar los apoyos fuera de su coalición, especialmente en el Congreso, la ciudadanía que votó por él está esperando que los anuncios de la campaña se traduzcan en acciones concretas que se comuniquen a la brevedad al país. La primera prioridad la tiene el empleo de calidad, asimilable al asalariado, el cual empieza a mejorar su comportamiento. Sería bueno saber cuáles son las áreas donde proyectos de inversión pueden ser destrabados, cuáles son las medidas concretas para que las pymes vuelvan a contratar, cuáles son los énfasis legislativos para flexibilizar el mercado laboral. Todo debe ser comunicado.

A continuación, el país espera, más allá de las definiciones y perfecciones de leyes que tienen que ver con la delincuencia y la violencia, que se anuncien medidas administrativas que recojan el clamor ciudadano de gente que vive encerrada, tras rejas, en sus propias casas, en varios barrios de Santiago; y ciertamente que también se tomen medidas administrativas contra quienes incendian y atacan la propiedad privada en La Araucanía. Se debe comunicar.

Tercero, el transporte público es máxima prioridad para que los sufridos ciudadanos que gastan más de dos horas, en promedio, viajando a sus fuentes de trabajo, obtengan la esperanza cercana de que su calidad de vida va a mejorar. Se debe comunicar.

El Presidente mejora en los sondeos, con estas comunicaciones mejorará más aun. No sólo es gestión y eficiencia, también el país quiere comunicaciones concretas.

 

Alejandro Alarcón, economista y ex gerente general ABIF

 

 

FOTO: CRISTOBAL ESCOBAR/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: