Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 de marzo, 2018

Expectativas y esperanzas

Economista Alejandro Alarcón
Expectativas y esperanzas son una combinación explosiva. Cuando las primeras se traducen en cambios económicos significativos que mejoran el bienestar de todos, las segundas se convierten en realidad.
Alejandro Alarcón Economista
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El domingo recién pasado, mientras miraba la entrada de Sebastián Piñera al Salón de Honor del Congreso Nacional, en Valparaíso, pude constatar algo que ya me había ocurrido hace 28 años, cuando el Presidente Patricio Aylwin hizo el mismo trayecto caminando hacia la testera de esa sala.

Una ovación cerrada los recibió a ambos, a Aylwin y a Piñera. Eran las expectativas por los cambios que ambos acometieron y acometerán, y la esperanza de que el país, hoy como entonces, tome un nuevo rumbo de progreso, paz social y estabilidad política.

Expectativas y esperanzas son una combinación explosiva.  Cuando las expectativas se traducen en cambios económicos significativos que mejoran el bienestar de todos, las esperanzas se convierten en realidad.

Esta semana, trabajando en los cálculos para la trayectoria de las principales  variables macroeconómicas, comprobé que tanto el producto interno bruto (PIB) como la inversión se habían ajustado al alza para la proyección en el presente año. Por una parte, el PIB crecía hacia la vecindad del 4%, mientras la inversión se aproximaba al 5%. Ambos números son consistentes. No es posible que tanto el PIB del período como el tendencial, que considera una extensión de tiempo más prolongada, no se acerquen rápidamente al 4% si la inversión crece cerca del 5%.

Por otra parte, ese mismo domingo nos enteramos de que los números entregados para el déficit fiscal previamente eran erróneos, y de que el balance estructural era más deficitario aun, indicando con ello, dada la enorme acumulación de deuda pública producida, que el actual gobierno tendrá que realizar un ajuste fiscal si quiere seguir contando con el importante apoyo de los recursos externos para financiar la inversión en los próximos años. Dura tarea.

También ese mismo día, la oposición mantuvo el control de ambas cámaras del Congreso, a través de lo que se ha denominado un acuerdo “administrativo”. Esto no es menor, porque persisten las dudas de que los cambios que necesitan ser implementados sean acogidos por parte de la oposición. Ya veremos en las próximas semanas el interés de ese sector y/o al mismo tiempo, la habilidad de La Moneda, para alcanzar esos acuerdos.

El país necesita cambios que le permitan crecer más para que aumente el empleo asalariado, para que el crédito fluya y, en definitiva, para que las esperanzas de los ciudadanos, sobre todo aquellos de menores ingresos, se traduzcan en más bienestar para sus familias.

 

Alejandro Alarcón, economista y ex gerente general ABIF

 

 

FOTO: LEONARDO RUBILAR/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más