Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 23 de septiembre, 2015

Segunda declaración de Sebastián Dávalos a la Fiscalía: “Me he enterado por la prensa” de los negocios de Caval

Autor:

Uziel Gomez

El Líbero tuvo acceso exclusivo al texto de la nueva comparecencia del hijo de la Presidenta Michelle Bachelet ante el ministerio público. En ella aseguró que no tenía “impedimento legal” para realizar millonarias asesorías en paralelo mientras era funcionario de la Cancillería.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El pasado viernes 14 de agosto el hijo mayor de la Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos Bachelet, declaró por segunda vez ante el fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, como parte de la investigación por supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias, violación de secreto y negociación incompatible en el conocido y emblemático caso Caval.

En la declaración de cinco páginas, a la que tuvo acceso en exclusiva “El Líbero”, Dávalos se refirió a las asesorías pagadas al empresario Gonzalo Vial Concha en febrero y marzo de 2012 mientras en paralelo era funcionario de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores; de su trabajo en la empresa Caval, que tiene de dueños a su cónyuge Natalia Compagnon y Mauricio Valero, y de su vinculación con el negocio de Machalí, del que se mostró especialmente distante.

El fiscal Toledo lo volvió a citar luego de que su primera declaración del 13 de abril pasado arrojara una serie de dudas y dejara aristas abiertas. Sin embargo, en dicho cuestionario no se incluyeron preguntas sobre el computador que utilizó Dávalos en La Moneda y que formateó cuando renunció el 13 de febrero pasado, anomalía que está siendo investigada por la PDI. El hijo de la Mandataria declaró dos días después de que lo hiciera su señora Natalia Compagnon.

Negocio de Caval en Machalí

Dávalos señaló que habiéndose informado de lo acontecido por las declaraciones de terceros en la carpeta investigativa y en declaraciones de prensa, “puedo afirmar que se me ha involucrado en un negocio en el que yo jamás tuve participación alguna ni tampoco interés. Tal involucramiento se hace de manera intencionada con la única finalidad de denostar mi honra e involucrar políticamente a la Presidenta de la República. Lamento profundamente que se insista en ese tipo de argumentaciones que carecen de todo fundamento”.

El hijo de la Mandataria fue enfático en afirmar que desconocía las negociaciones para adquirir los terrenos en Machalí, el monto del precio pagado, la forma de financiamiento “ni la problemática generada en esa negociación”. También ignoró los detalles en la negociación que derivó en la posterior venta de los predios a la empresa Silca del empresario Hugo Silva, el precio pactado de $9.500 millones, y “en general todo cuanto involucra ese negocio. Mi única participación en aquello, lamentablemente, fue haber asistido a una reunión con Andrónico Luksic, a quien no conocía personalmente”.

Dávalos reiteró su declaración anterior respecto de que no tuvo participación en la reunión y que fue solo para acompañar a su cónyuge. El ex director cultural de la Presidencia dijo ignorar “cuál fue la ganancia efectiva para Caval y para mi cónyuge. Yo no administro su patrimonio. Ella es muy reservada en sus relaciones comerciales y en sus propios negocios y yo no le pregunto y tampoco me interesa”.

Labor de Dávalos en Caval

El ex funcionario público aseguró en la Fiscalía de Rancagua que su conocimiento de los diferentes negocios de Caval -que solo en 2012 le reportaron más de $1.200 millones- fue “muy escaso y restringido” y que sólo sabía de los proyectos en los que trabajaba. “Se me asignó una función de consultor sin que mantuviera personal a mi cargo o ejerciera labores de dirección”, trabajo por el cual le pagaban un sueldo mensual de $2,8 millones.

Según su declaración, las decisiones de negocio eran tomadas “generalmente” por Mauricio Valero, y afirmó que en “muchos de ellos me he enterado por lo publicado en prensa durante este año 2015, por ejemplo los negocios que lideró Valero con Saydex o la decisión de adquirir los predios en Machalí”.

Asesorías a Caval mientras trabajó en la Cancillería

El hijo de la Mandataria reiteró ante el fiscal Luis Toledo que en el primer semestre de 2012, mientras trabajaba en la Direcon, hizo asesorías paralelas pagadas para el empresario Gonzalo Vial Concha en unos proyectos de museo y una fundación de hipoterapia, pero precisó sus dichos de abril “señalando que si bien colaboré en esos proyectos ambos fueron desechados por el cliente, no se verificaron en definitiva y por cada uno de ellos emití la respectiva boleta de honorarios a la empresa Caval”.

Dávalos Bachelet afirmó que “en ninguno de esos trabajos yo tenía impedimento legal ni reglamentario para realizarlos conforme al artículo 68 de la Ley de Probidad, la que me permitía ejercer labores anexas a la función pública que desarrollaba en la medida en que no ocupe recursos públicos, no se refieran a  las propias labores del servicio en que me desempeñaba”.

Relación con empresario Gonzalo Vial

Ante la consulta del fiscal Toledo sobre un servicio profesional que realizó para el empresario Gonzalo Vial Concha en el segundo semestre de 2012, Dávalos dijo que su señora le pidió que lo acompañara a una reunión con tres personas asiáticas para que sirviera de intérprete de inglés, que no recibió remuneración alguna y que en ese momento ya no era funcionario público.

“No conocía a Gonzalo Vial sino hasta esa oportunidad. No lo he vuelto a ver tampoco, por lo que niego tajantemente haber desarrollado prestaciones de servicios remunerados para ese empresario en toda mi historia profesional”, dijo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: