Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 22 de mayo, 2018

Pablo Valderrama, de Idea País, sobre inmigración: “Haití y Venezuela son países que tienen la necesidad de ser tratados con una norma distinta”

Autor:

Bastián Garcés

El centro de pensamiento publicó el estudio "El sueño chileno" en el que analizan la propuesta realizada por el Gobierno. Su director ejecutivo señala que los decretos que establecen visas especiales no constituyen “una discriminación arbitraria".
Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

A casi un mes de que el Presidente Sebastián Piñera lanzara la política para regularizar la situación de los inmigrantes en Chile, la situación de extranjeros en el país toma un nuevo matiz, luego de que la Democracia Cristiana encabezara un requerimiento al Tribunal Constitucional para impugnar los decretos con los que el Gobierno estableció nuevos tipos de visas.

En este escenario, el centro de estudios Idea País elaboró el informe “El sueño chileno” en el que analizan el perfil de los migrantes, los nuevos documentos para Venezuela y Haití, y la nueva ley de inmigración. En conversación con “El Líbero”, el director de la entidad, Pablo Valderrama, aborda los alcances de la normativa propuesta por el Ejecutivo.

-¿Cómo ha afectado al perfil del inmigrante la nueva política migratoria chilena?

-Ha disminuido, principalmente haitianos, que han ingresado a Chile. Sobre el perfil, hay que preguntarse no solamente el país de origen, sino que también cómo viven en Chile, conectándolo con la contingencia y el aumento de campamentos. Puede ser que muchos de ellos vivan en situación de vulnerabilidad, falta de acceso a bienes y servicios que son básicos, y el problema de vivienda está muy presente en el inmigrante y condiciona mucho su perfil.

En situaciones particulares me parece de toda lógica que haya un tratamiento distinto”.

-¿Por qué es necesaria una política especial para países como Venezuela o Haití?

-Porque son naciones que están viviendo situaciones que son muy particulares y Chile tiene un deber de solidaridad con ellos. Haití y Venezuela son casos emblemáticos de países que tienen la necesidad de ser tratados con una norma distinta.

-Hay quienes dicen que sería mejor una normativa general.

-Hay que tener una regla general que se aplique a todos los inmigrantes, pero en situaciones particulares me parece de toda lógica que haya un tratamiento distinto. Me parece muy mal tratar las situaciones que son distintas con la misma regla.

Servicio Nacional de Migraciones: “buena noticia” para conocer la realidad de los consulados

-El Gobierno va a implementar una visa de oportunidades -de trabajo-, que solo se puede obtener en el país de origen, ¿esto podría hacer colapsar las embajadas o consulados chilenos?

-Ahí hay una responsabilidad que no es solo de política exterior chilena, sino que también de Haití y, por lo tanto, ellos deben asumir una responsabilidad. Tiendo a pensar que no podría colapsar porque ahora hay mayores requisitos y ahora está más clara la situación, lo cual se refleja en los números porque hay un desincentivo para viajar a Chile para la gente de Haití, pese a que sigue siendo un número alto.

-Hay embajadas y consulados que tienen poco personal, ¿cómo se deberían transformar estas instituciones para responder a este tipo de solicitudes?

-Tengo una aproximación esperanzadora con la creación del Servicio Nacional de Migraciones, que viene a reemplazar al Departamento de Extranjería, principalmente porque el departamento tiene como foco analizar ciertos aspectos de esta materia, en cambio el servicio tiene como objetivo velar por el correcto cumplimiento de la política migratoria. El Servicio Nacional de Migraciones es una buena noticia para analizar concretamente cuál es la realidad de los consulados que tienen mayor demanda.

No existe hoy día una base de datos totalmente completa y que permita acceder a información de personas que no sean chilenas (…), que nos permita tener claridad sobre sus antecedentes penales o sus condiciones de vulnerabilidad”.

-¿Se necesitaría aumentar la dotación en el extranjero de personal destinado a este tipo de funciones? ¿Cómo se podría integrar la tecnología a estos trámites?

-Respecto a la dotación de personal es algo que hay que verlo caso a caso. Si existen consulados que se ven afectados por una gran demanda, claramente me imagino que el servicio y Cancillería van a tomar las medidas necesarias. La tecnología es un elemento fundamental. No existe hoy día una base de datos totalmente completa y que permita acceder a información de personas que no sean chilenas, y que quieran venir a Chile, que nos permita tener claridad sobre sus antecedentes penales o sus condiciones de vulnerabilidad.

Marco jurídico anterior tenía “poco conocimiento”

-El Gobierno quiso limitar el ingreso ilegal de personas, ¿se puede generar el efecto contrario al que se propuso y que aumente en la inmigración ilegal o el tráfico de inmigrantes si existen más requisitos?

-El problema es que anteriormente el marco jurídico que regulaba esta situación no solo era antiguo, sino que también de poco conocimiento. No va a ocurrir el aumento de la inmigración irregular, sino que esto puede ser un fomento para que las personas que vengan a Chile lo hagan en condiciones regulares.

-En el estudio se cuestiona que la cantidad de diez mil visas humanitarias “de reunificación familiar para ciudadanos haitianos” es poco realista, ¿por qué?

-Principalmente por los flujos migratorios. Si uno analiza cómo se ha comportado la llegada de inmigrantes a Chile provenientes de Haití puede fácilmente demostrarse que ese número puede ser bajo. Vamos a ver si sigue existiendo un flujo migratorio como ha existido hasta ahora y, por lo tanto, se verificaría que estas diez mil serían insuficientes.

-De ser baja esta cifra, ¿qué problemas podría traer?

-Podría fomentar la inmigración ilegal, personas que entren al país por pasos fronterizos no habilitados. Hay que tener mucho cuidado con eso.

Decretos migratorios del Gobierno no constituyen “una discriminación arbitraria”

-La Democracia Cristiana, junto a otros partidos de oposición, solicitó al Tribunal Constitucional impugnar los decretos migratorios porque consideran que tiene el carácter de discriminación “arbitraria”. ¿Cree que es una decisión correcta?

-No. Muchas de estas cosas son usadas políticamente para generar un poquito de ruido, tiendo a pensar que es parte de una maniobra política.

-¿Cree que las propuestas realizadas por el Gobierno en materia migratoria generan una “discriminación arbitraria”?

-Si consideramos que, principalmente, la discriminación arbitraria es tratar iguales a los que son distintos o distinto a los que son iguales. En la distinción según cuál es el tipo de inmigrante que viene en atención a la situación política de su país, me parece lógico tratar distinto y tener consideraciones especiales respecto a ciertas personas. Esto no constituye una discriminación arbitraria.

En la distinción según cuál es el tipo de inmigrante que viene en atención a la situación política de su país, me parece lógico tratar distinto y tener consideraciones especiales respecto a ciertas personas”.

-¿Cómo afectaría al país y a los inmigrantes si el TC decide cuestionar esta nueva política?

-Eso podría ser problemático principalmente porque podría ir en una línea contraria a lo que se está tratando de impulsar desde el Gobierno. Vería eso con cautela, principalmente en tiempos en que el TC está profundamente cuestionado por su rol político.

'; $('.singleContent .wysiwyg p:first').after(banner);
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: