Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 11 de marzo, 2018

Miguel Ángel Calisto: el discípulo de Adolfo Zaldívar que desafió al régimen cubano

Autor:

Javiera Barrueto

El diputado electo por la Región de Aysén tuvo un estrecha relación con el fallecido senador, líder del movimiento denominado de los "colorines" dentro de la Democracia Cristiana.
Autor:

Javiera Barrueto

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Fue el jueves pasado cuando al diputado electo por la Región de Aysén, Miguel Ángel Calisto (DC), se le negó la posibilidad de participar en la entrega del premio Oswaldo Payá -activista político cubano y opositor al régimen de Castro, fallecido en un extraño accidente- principal motivo por el que arribó a la isla. Allá, fue obligado por la policía cubana a abandonar su hotel y se le escoltó hacia el aeropuerto de La Habana, para horas más tarde ser deportado, primero con escala en Miami para luego volver a Chile.

Aunque Calisto nunca sospechó lo que le deparaba en Cuba –después de un día de estadía– fue cuidadoso en no hacer ninguna declaración previa al viaje, relacionada a la premiación. Esto, porque tenía claro que poco más de un año antes se le había negado la entrada a ese país a la ex ministra Mariana Aylwin. “Hay elementos bien positivos en Cuba, como su gente, pero se ve empañado por estas prácticas totalitarias que no te permiten expresarte libremente ni dar a conocer tus opiniones con libertad”, señaló el diputado electo.

Pese a que este será el primer año de Calisto en el Congreso, no es un hombre desconocido en la Democracia Cristiana. Ha contado con el respaldo de militantes emblemáticos de la colectividad como el fallecido senador Adolfo Zaldívar y el actual senador Patricio Walker (que no fue a la reelección), además del diputado Fuad Chahín.

“Papá de Adolfito. Diputado por la Patagonia Aysén. Ex presidente del Consejo Regional de Aysén. 32 años. Católico. Periodista”, de esta manera se describe Calisto en su biografía de Twitter. Y es que no es casualidad el nombre de su hijo, sino que se debe a la cercanía que tuvo desde la adolescencia con el fallecido senador, también por Aysén, Adolfo Zaldívar. Tanto así que él fue el padrino de confirmación del diputado electo.

Incluso, en 2007 cuando el Tribunal Supremo de la DC decidió expulsar a Zaldívar de la colectividad—por haber votado en contra de la inyección de nuevos recursos para el Transantiago—, Calisto también optó por abandonar la falange. Ello porque siempre ha considerado que la expulsión de Zaldívar fue “injusta”. “Fue un militante en la DC de más de 50 años, fue un defensor de los DD.HH, criticó y cuestionó la dictadura, defendió a presos políticos, fue un hombre muy valiente”, aseveró el diputado electo al momento de referirse a Zaldívar.

De esta manera ambos se integraron al Partido Regionalista de los Independientes (PRI). Sin embargo, tras el fallecimiento de Zaldívar y una crisis que hubo en aquel partido, Calisto decidió reintegrarse a las filas de la colectividad donde militó desde joven, la DC.

Tan estrecha fue la relación entre las familias Zaldívar y Calisto, que en 2013, Ana Larraín —viuda del senador— le expresó su respaldo públicamente en las elecciones para consejero regional. “Con el respeto por Aysén y su gente, quiero pedirles que consideren apoyar a Miguel Ángel Calisto, un joven coihayquino, nacido en el seno de una familia trabajadora, que con esfuerzo y tesón ha logrado ser un destacado profesional”, señaló Larraín en aquella época a un medio local.

Pero Calisto no solo contó con el apoyo de Zaldívar al interior del partido, sino que ha sido respaldado por el que fuera senador por la misma zona, Patricio Walker, en los meses de campaña previos a las elecciones parlamentarias del año pasado. Ello a pesar de que Calisto pertenece a la corriente de los “colorines”, liderada por el diputado Fuad Chahín.

Tan cercana es la amistad entre Calisto y Walker, que fue una de las primeras personas a las que llamó al subirse al avión rumbo a Miami, luego de ser deportado de Cuba. El parlamentario, además, confesó que mientras permaneció en la isla no tuvo conocimiento de la prohibición de ingreso que tuvieron los ex presidentes de Colombia, Andrés Pastrana y de Bolivia Jorge Quiroga. “Yo nunca estuve desaparecido, solo estuve desconectado. No tenía acceso a internet, nunca supe la repercusión que había tenido en Chile mi participación allá. No era mi interés ni mi intención”, enfatizó Calisto.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: