Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 30 de julio, 2016

Luis Riveros, ex rector de la U. de Chile: “El Ministerio de Educación no puede pretender controlar todo”

Autor:

Uziel Gomez

A propósito de la polémica por la rectora de la Universidad de Aysén, el también gran maestro de la masonería sostiene que la autonomía universitaria se dañó cuando la Presidenta de la República nombró a Roxana Pey, quien debió tener un cargo de coordinadora o encargada. Al mismo tiempo advierte que es “muy peligroso” que ex dirigentes estudiantiles diseñen la reforma educacional.
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La designación y despido de la rectora de Aysén, Roxana Pey, es la última de las polémicas que ha afectado al Ministerio de Educación que, además, está en medio de una cruzada por sacar adelante su reforma a la educación que establece la gratuidad en educación superior, uno de los principales eslóganes de la campaña de la Presidenta Michelle Bachelet.

Para abordar ambos temas,  “El Líbero” conversó con el ex rector de la Universidad de Chile entre 1998 y 2006, Luis Riveros, quien sigue como profesor de excelencia en la casa de estudios en la que lleva casi 40 años.

El gran maestro de la Gran Logia de Chile tiene un extenso currículum académico. Es profesor de Historia y Geografía, licenciado en Filosofía, magister en Ciencias con mención en Economía y doctor en Economía en la Universidad de Berkeley, en California.

-¿Cuál es su opinión sobre el proyecto de reforma a la educación superior que ingresó el Gobierno al Congreso?

-Hay dos temas centrales. Hubo un escaso diálogo con las instituciones universitarias, rectores, académicos y estudiantes, por lo que se ve como un proyecto de arriba hacia abajo. En muchos casos se puede hacer así pero no en las universidades, que son entes dialogantes, diversos y que tienen puntos de vista diferentes. Lo segundo es que ese proyecto trata de abarcar todos los temas pendientes en educación superior. Pone los temas de la organización, de regulación, de financiamiento institucional y estudiantil, de acreditación, normas de selección y admisión de estudiantes. Será un proyecto muy poco manejable y, en gran medida, un proyecto incompleto. Se mete tanto tema en un solo proyecto que evidentemente no lo puede desarrollar y normar adecuadamente. Creo que si fuese aprobado así tendríamos un proyecto absolutamente incompleto. También tiene varios problemas específicos de diseño y de conceptualización. Es extremadamente centralista. El Ministerio de Educación no puede pretender controlar todo. Vamos a tener un supraministerio que controla los sistemas de admisión y selección, los sistemas de acreditación, la regulación y supervisión del sistema. Vamos a tener un ministerio agigantado que probablemente no va a tener los recursos suficientes. Me hubiera gustado un poco menos de descentralización, con una superintendencia independiente, una comisión de acreditación o consejo de calidad independiente, y los sistemas de admisión y selección deben estar en manos de las universidades. Existe un espíritu muy centralista. No hay nada específico sobre las universidades regionales, y menos sobre las estatales en materia de financiamiento. Hay mucha insatisfacción. Es un proyecto que ha cumplido a lo mejor con los plazos, pero no con lo más importante, que sea un proyecto de calidad y aborde los problemas que como país hemos mantenido intocados durante 25 años.

Luis Riveros: “El Ministerio de Educación no puede pretender controlar todo. Vamos a tener un supraministerio que controla los sistemas de admisión y selección, los sistemas de acreditación, la regulación y supervisión del sistema”

-¿Qué le parece la propuesta de gratuidad universal que plantea el gobierno?

-Siento que hay un tema más global, de cuáles son las prioridades del país. Creo que deben ordenarse por pensiones, salud y educación. Pondría la gratuidad concentrada en lo que debe ser, el apoyo a los estudiantes de menores ingresos, que necesitan becas y ayudas más allá de los aranceles, porque muchos estudiantes que podrían estudiar gratis no tienen cómo subsistir en otra ciudad, por ejemplo. Tiene que haber una norma respecto de qué se le devuelve al estado. Por ejemplo, si alguien estudia medicina gratis y al otro día de titulado  trabaja en una clínica privada. Hay algo que falta, que no se ha discutido. Parte de ese costo se está transfiriendo a las universidades, y la pregunta es por qué si éste es un compromiso del Estado, no de las universidades. Éstas tendrán que hacer menos investigación para financiar su aporte a la gratuidad que prometió el Estado.

Luis Riveros y fijación de aranceles: “Me parece que es un camino extraordinariamente peligroso, que genera arbitrariedad porque no hay como regular los precios con tanta diversidad de carreras”

-¿Qué opina de la regulación de los aranceles de las carreras?

-Me parece que es un camino extraordinariamente peligroso, que genera arbitrariedad porque no hay como regular los precios con tanta diversidad de carreras. Si uno toma una sola, derecho, ¿por qué habrá un precio único en circunstancias que las estrategias formativas y los costos asociados son distintos? Vamos a normar una carrera estándar, y ¿cuál será, quién la decidirá, el Ministerio de Educación, con qué conocimiento del tema? Me parece que nos vamos a meter en una complicación extraordinaria.

-¿Cuál es la ideología detrás de la reforma educacional?

-Creo que es centralista. Parte de la base de que todo lo que se hace desde el ministerio es la correcta, y creo que no tiene toda la información para tomar decisiones. Si al ministerio se le pregunta cuál es la diferencia en medicina entre las universidades de Chile y la del Desarrollo y a qué precios corresponde, la ideología puede decir el mismo precio si es el mismo médico, pero la respuesta es que son distintos médicos. La U. de Chile forma médicos con orientación de servicio público, otras hacia el servicio privado, ambas legítimas pero por qué la reforma las homogeniza. Hay un foco ideológico que es bastante comprometedor pero que no han visto la experiencia. Creo que hay mucho ex dirigente estudiantil diseñando las políticas y eso es muy bueno desde el punto de vista que refresca, pero también es muy peligroso desde el punto de vista que sin orientación puede terminar con muy mala regulación.

Luis Riveros: “Creo que hay mucho ex dirigente estudiantil diseñando las políticas y eso es muy bueno desde el punto de vista que refresca, pero también es muy peligroso desde el punto de vista que sin orientación puede terminar con muy mala regulación”

-La Presidenta nombró a la rectora de Aysén, a quien ahora se le pide la renuncia. ¿Cómo ve este episodio, hay un daño a la autonomía universitaria?

– Es un episodio muy triste. Siento que nunca debió ser nominada rectora porque las personas que están a cargo de universidades en formación se les debe nombrar como coordinadores o encargados académicos, porque un rector se elige, no se designa. Sobre todo en una universidad que no tiene ni estudiantes ni académicos. A ella se le designa con el propósito de llevar adelante el proyecto y con la condición de poder ser removida, y es lo que se está ejecutando y eso no tiene que ver con la autonomía. Me parece que un rector no puede hacer comentarios por Twitter, eso lo puede hacer un ciudadano común y corriente como yo,   pero no he visto que el rector de una universidad chilena diga por las redes sociales que se equivocó la ministra de Educación y que el de Hacienda dice cosas que no corresponden.

Luis Riveros: “Nunca debió ser nominada rectora porque las personas que están a cargo de universidades en formación se les debe nombrar como coordinadores o encargados académicos, porque un rector se elige, no se designa”

-¿Ud. cree entonces que la autonomía universitaria se daña en el momento en que se designa?

-Exactamente, porque en una universidad que no existe se la llama rector. Eso ya pone en cuestionamiento la autonomía, la autonomía de qué. No estoy de acuerdo con la censura tampoco. Creo que la peor razón es esta molestia por las expresiones que ha tenido. La razón más de fondo es que el gobierno se siente disconforme con lo actuado en la instalación y desarrollo de la universidad de Aysén, pero ese es el argumento que menos se ha destacado.

'; $('.singleContent .wysiwyg p:first').after(banner);
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: