Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 26 de agosto, 2017

Juez venezolano huye a Chile y pide asilo tras ser perseguido por el régimen de Maduro

Autor:

Uziel Gomez

Ramón Pérez fue asediado por la policía política venezolana un día después de ser nombrado magistrado del Tribunal Supremo por la Asamblea Nacional. Escapó de forma clandestina a Colombia y de ahí viajó a nuestro país, a donde llegó hace unos días. "Como está la situación, la ONU debe tomar alguna medida especial, que facilite una salida", dice el magistrado a "El Líbero".
Autor:

Uziel Gomez

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El 21 de julio pasado la Asamblea Nacional nombró a 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, y ese mismo día el presidente Nicolás Maduro los amenazó con encarcelarlos de inmediato bajo el supuesto delito de “usurpación de funciones y traición a la patria”.

Al otro día irrumpieron en la casa de los magistrados decenas de efectivos de la policía política del régimen Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) para llevarlos detenidos.

Una de las casas y oficinas allanadas fue la de Ramón Pérez Linarez, quien había sido designado como juez de la Sala de Casación Civil. El abogado tenía una extensa carrera académica y de magistrado como penalista en el estado de Lara y fue presidente del Colegio de Abogados de dicho estado.

Pérez fue avisado de la situación y alcanzó esconderse y luego escapar por vía terrestre por la frontera con Colombia, a través del paso de Cúcuta, ciudad a la que llegó y el gobierno del Presidente Juan Manuel Santos le entregó un permiso humanitario, expedido por el Mercosur, para ingresar al país, ya que salió sin el pasaporte que no pudo ir a buscar a su domicilio.

De esa ciudad ahí se trasladó a Bogotá, donde visitó al embajador de nuestro país, Ricardo Navarrete, quien le dijo que podía viajar a Chile con la cédula de identidad venezolana, y que podía pedir asilo político.

Así lo hizo y tomó un avión a Santiago, no sin antes tener algunos percances con la policía de inmigración colombiana que no lo dejaba salir. Al llegar al aeropuerto Arturo Merino Benítez todo cambió. Lo recibió un amable prefecto de la PDI, quien estaba avisado por la embajada de su llegada, y llenó los papeles de solicitud para el asilo político.

El gobierno de Chile les dio asilo diplomático a otros cinco magistrados en la embajada en Caracas, quienes están a la espera del salvoconducto que debe emitir el régimen de Maduro.

En conversación con “El Líbero” desde su lugar de residencia en Santiago, el magistrado aborda su dramática experiencia personal y la que sufre su país. “Le tengo un profundo agradecimiento al gobierno y al pueblo chileno”, asegura el magistrado.

-¿Vino con su familia?

-Vine solo, porque tuve que abandonar el país de un día para otro y tuve que dejar atrás a la familia, dos hijos que estudian ingeniería y derecho, y a mi esposa. Acá tengo un hijo que vino hace tiempo. Yo había estado antes como turista, en una situación totalmente diferente.

– ¿Cómo es la situación en Venezuela?

– Es una constante persecución.  A los jueces del Tribunal Supremo nos pasaron a los tribunales militares, nos atribuyen delitos militares cuando somos civiles. Están utilizando erróneamente el derecho penal. El problema de la división de poderes lleva a que existe un Poder Judicial sumiso, lo que originó que la fiscal nacional tuviera que abandonar el país presionada porque podía ser detenida. El Presidente tiene todos los poderes y cerraron la Asamblea Nacional. Hoy la Asamblea Constituyente está pidiendo que quiten la inmunidad parlamentaria para detener a ciertos parlamentarios que han tenido un papel importante en la lucha por la libertad en Venezuela. También hay que denunciar que más de 150 jóvenes han sido asesinados brutalmente en las calles, tanto por la policía política como por el estamento armado de la guardia nacional.

-¿Cómo ve al gobierno de Maduro?

-El gobierno de Maduro usa el socialismo como una cortina de humo, como una manera de disfrazar a otros sectores que están a su alrededor, como grupos terroristas, incluso, hay terroristas con pasaporte diplomático venezolano, y funciona en isla de margarita a través de la vicepresidencia. Además, es conocido y un hecho notorio el funcionamiento del narcotráfico a niveles de las Fuerzas Armadas. Es un gobierno que tiene vínculos con el terrorismo y el narcotráfico, mal puede llamarse socialista. Le dan una connotación ideológica, pero es un estado forajido, que maneja ciertas situaciones que riñen con la moral y el derecho internacional, por eso está siendo aislado. La mayoría de los gobiernos latinoamericanos se han pronunciado al respecto.

Juez venezolano: “Es un gobierno que tiene vínculos con el terrorismo y el narcotráfico, mal puede llamarse socialista. Le dan una connotación ideológica, pero es un estado forajido”

– ¿Cuál es la situación de los detenidos por las protestas?

-Han detenido a los jóvenes y a muchos los ha pasado a tribunales militares, de manera tener un mayor control. Más de 1.500 muchachos están bajo un régimen especial de presentarse ante los tribunales con prohibición de manifestarse o hablar sobre su situación, y hay muchas denuncias de torturas y desaparecidos. La vivencia es insoportable. Sin embargo, la sociedad está en franca rebeldía y no han hecho más elecciones, porque cualquier elección que hagan la pierden. En elecciones de colegios profesionales y gremios de estudiantes las han perdido con mucha diferencia. El gobierno perdió legitimidad. El tribunal supremo le dio plenos poderes a Maduro y lo convirtió prácticamente en un emperador. Tenemos el G2 cubano, haciendo investigaciones e inteligencia, el cierre y  acallamiento de la prensa, el gobierno tiene el monopolio de papel y se lo quitan a los que publican cosas que no les gustan. Conatel, el organismo que controla el espectro radiofónico, cierra y suspende emisoras y canales internacionales. Estamos en una dictadura en el país, dictadura a la que no estamos acostumbrados anteriormente en Sudamérica, que proviene de  un golpe militar, sino que es una dictadura sui generis porque llegó con votos, aunque votos cuestionados. No ha hecho más ninguna elección, están pendientes las de gobernadores, diputados regionales y alcaldes. Inclusive, los alcaldes electos de la oposición han sido detenidos y suspendidos de los cargos. La situación es bastante grave. No podemos rendirnos. hay que seguir luchando por la libertad.

Juez venezolano: “Estamos en una dictadura en el país, dictadura a la que no estamos acostumbrados anteriormente en Sudamérica, que proviene de  un golpe militar, sino que es una dictadura sui generis porque llegó con votos, aunque votos cuestionados”

-Hay también denuncias de un drama humanitario

-Así es. Mueren los niños por falta de medicina. La gente recorre los basureros y restaurantes para recoger comida. No hay medicina. La situación es caótica, hay que hacer cola todos los días para conseguir comida. La gente no tiene ni tiempo para protestar haciendo las colas. Es una manera de mantenerlos sedados y ocupados. Hay un descontento bárbaro, y una represión bárbara del Estado para acallar movimientos y voces disidentes.

– ¿De qué han servido las sanciones internacionales?

-A ellos les importa poco las sanciones internacionales, porque son muy simbólicas.

– ¿Qué  salida ve en Venezuela?

-Aparentemente, no hay salida, porque ellos mantienen el poder a través de la fuerza y no hay ninguna fuerza capaz de enfrentarlos. Los jóvenes estuvieron más de 200 días con protestas, barricadas, y no se obtuvo ningún resultado. Al régimen le importa poco asesinar. Mataron a 150 jóvenes y no dieron su brazo a torcer. Ahora tienen una presión internacional, en que muchos países han retirado embajadores, han pedido el apoyo a una salida pacífica y no se ha logrado nada. Para tratar de apaciguar los ánimos el gobierno dijo que habría elecciones de gobernadores en octubre, pero no ha dicho en qué día. Es un ensayo para obtener tiempo para afianzarse en el poder. El poder no lo entregarán fácilmente porque hay muchos sectores involucrados. No solo el político sino los terroristas y narcos. Si no hay una presión internacional capaz de generar u obligar al gobierno a una forma de resolver el conflicto, esto va para largo.

Juez venezolano: “Los jóvenes estuvieron más de 200 días con protestas, barricadas, y no se obtuvo ningún resultado. Al régimen le importa poco asesinar. Mataron a 150 jóvenes y no dieron su brazo a torcer”

-¿Apoya alguna intervención de la ONU?

-Cualquier tipo de intervención, sea económica, política, diplomática y hasta militar en último caso, porque uno tiene cierto patriotismo y no quiere que el país sea invadido por fuerzas extranjeras. Pero como está la situación, la ONU debe tomar alguna medida especial, que facilite una salida aunque sea negociada del gobierno, porque la situación en la que está el venezolano es bárbara.

Juez venezolano: “Cualquier tipo de intervención, sea económica, política, diplomática y hasta militar en último caso, porque uno tiene cierto patriotismo y no quiere que el país sea invadido por fuerzas extranjeras. Pero como está la situación, la ONU debe tomar alguna medida especial, que facilite una salida aunque sea negociada del gobierno”

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: