Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 02 de enero, 2015

¿A quién representa la CUT?: 8,8% de los trabajadores del país están afiliados a la multisindical

Autor:

Renato Gaggero

Según datos de la Dirección del Trabajo, la fuerza laboral ocupada es de 7.904.048 personas, y el organismo que dirige Bárbara Figueroa tendría 700 mil suscritos.
Autor:

Renato Gaggero

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“El debate nuestro, es el debate de la sociedad”, respondía Bárbara Figueroa al ser emplazada por Fernando Villegas en el programa Tolerancia Cero del pasado 4 de mayo. Tres días antes, la militante del Partido Comunista y presidenta de la CUT había pronunciado un encendido discurso en el acto central del Día del Trabajador, anunciando que con la llegada de la Nueva Mayoría a La Moneda se superaban “cuatro años de calvario para el movimiento sindical”. Ardieron las redes sociales, y varios dirigentes de la oposición reaccionaron advirtiendo que la frase se alejaba de la realidad. Algunos recordaban que la misma Figueroa había celebrado en noviembre de 2012 el histórico acuerdo de reajuste del sector público alcanzado con el Gobierno del Presidente Piñera. Otros hacían hincapié en que la creación de un millón de empleos, haber logrado la menor tasa de cesantía en 40 años, el alza en casi un 15% real en las remuneraciones, y la extensión del posnatal a seis meses durante la pasada administración, no daban piso a la tesis del “calvario”.

Pero cuando faltaban pocos segundos para que terminara el programa de CHV, Figueroa despachó la siguiente frase: “Yo soy parte de un proyecto país. La CUT es eso. La CUT no es una corporación, es un proyecto país”.

Este lunes, la titular de la multisindical asistió a La Moneda para presenciar desde las primeras filas del salón Montt Varas el anuncio del envío de la reforma laboral hecho por la Presidenta Michelle Bachelet. A la salida, calificó el paso como “tremendamente significativo… Esperamos más de 20 años para dar este pequeño paso, (que) es un tremendo avance para que mañana el movimiento sindical pueda seguir peleando por sus justas reivindicaciones y para poder ser parte de cambios y transformaciones que el país está demandando”.

Ante las alarmas que han prendido distintos académicos, actores del sector privado y representantes de las Pymes sobre los supuestos efectos negativos que traería la reforma para el mercado laboral, “El Líbero” indagó en el mundo de la CUT para ver cuál es el grado de representatividad que tiene Bárbara Figueroa cuando habla a nombre de los trabajadores del país.

Menos del 10% de los trabajadores está suscrito a la CUT

Según estadísticas de la Dirección del Trabajo (DT) correspondientes a 2013, la fuerza laboral ocupada es de 7.904.048 personas, y de ellas, sólo 940.222 están afiliadas a los 10.634 sindicatos activos en Chile. Es decir, la tasa de sindicalización en el país es de un 11,9%. Y si se considera sólo la fuerza de trabajo con potencial de sindicalización, la cifra alcanza 14,2%, muy similar al 15,3% que determina un estudio de la Ocde (el promedio de sindicalización de los países que componen el organismo es de 16,9%).

Según una encuesta de la DT, de la totalidad de sindicatos existentes en el país, un 68% no suscribe a ningún organismo superior, un 1,7% está afiliado a la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), un 0,8% a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y un 28,3% es parte de la CUT.

Si se considera que en el organismo multisindical que dirige Figueroa están suscritos cerca de 700 mil trabajadores –esa es la cifra aproximada que aparece en las actas de la última votación de 2012-, la CUT representaría a un 8,8% del universo laboral total del país.

¿Cómo elige la CUT a su presidente?

Tema aparte es el cuestionado sistema de votación indirecta que tiene la multisindical para escoger a su máxima autoridad. Según señala un proyecto de ley sobre la materia, en la CUT “no existe la elección directa de autoridades bajo la consabida fórmula una persona, un voto. En cambio, los sufragios tienen una ponderación distinta, que resulta de la división del número de asociados de una organización, por el número de dirigentes de la misma. Por ejemplo, si un sindicato de trabajadores tiene 450 socios y 3 dirigentes, cada sufragio equivale a 151 votos”. Si bien se ha tratado de cambiar el sistema por uno de sufragio universal, no se ha podido. Como muestra, en abril de 2011, en el 9º congreso del organismo, la idea fue rechazada por 715 votos contra 32.

Asimismo, actualmente existe en tramitación un proyecto de ley -patrocinado por un grupo de parlamentarios de la Concertación y por el diputado comunista, Lautaro Carmona- que pretende establecer la obligatoriedad del voto universal para este tipo de elecciones, pero desde que fue ingresado, no ha tenido ningún avance.

Si se analizan los resultados del proceso electoral de 2012, salta a la vista una situación paradójica: La CUT, que históricamente ha demandado el fin al sistema binominal para elegir a los parlamentarios, escogió como presidenta a Bárbara Figueroa con 74.422 sufragios, casi 30 mil votos menos que Arturo Martínez (103.530 sufragios), que fue la primera mayoría nacional pero que iba en otra lista.

 

FOTO:ALONSO REBOLLEDO/AGENCIAUNO

'; $('.singleContent .wysiwyg p:first').after(banner);
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: